Terapia neural

Por terapia neural (TN) se entiende el tratamiento específico del sistema nervioso vegetativo y de los nervios periféricos por medio de la aplicación de anestésicos locales muy diluidos. La aplicación del anestésico local es por punción sobre zonas consideradas campos interferentes (CI) y sobre puntos de tensión localizados según la historia clínica y exploración física en cada paciente. Puede ser a nivel local sobre el punto doloroso, en antiguas cicatrices o sobre ganglios nerviosos.

El sistema nervioso vegetativo regula las funciones de órganos y tejidos, integrándolos en ese todo y manteniéndolo en su máximo equilibrio posible. Cualquier irritación sobre esa red (cicatrices, infecciones, intervenciones quirúrgicas, estrés emocional…) puede alterar el neurovegetativo apareciendo síntomas diversos en cualquier zona del cuerpo. La terapia neural pretende neutralizar esas irritaciones mediante inyecciones de un anestésico local en puntos específicos según la historia de vida del paciente, así su sistema nervioso buscará un nuevo orden de mayor equilibrio en el cual el dolor, la infección, la alergia, el desarreglo hormonal quizás ya no tengan una razón de ser.

La terapia neural es una terapia de regulación y uno de los principales métodos para el diagnóstico y tratamiento focal del dolor.

Para entenderlo mejor, podríamos hacer el símil con el sistema eléctrico de una casa. Si la lámpara del comedor no se ilumina, puedo cambiar la bombilla. Si el problema está en la caja de fusibles por muchas bombillas que cambie, seguiré sin luz hasta que repare el fusible. En este caso el fusible equivaldría a los ganglios nerviosos.

Campo interferente

El primer campo interferente (CI) fue descubierto por Ferdinand Huneke en 1940, cuando al inyectar anestésico local en una vieja cicatriz de osteomielitis en la pierna hizo desaparecer una tendinitis del hombro contralateral. En el curso de los años posteriores, se demostró que en cualquier punto del cuerpo, a raíz de un estímulo activo o ya inerte, ya sea infeccioso, químico, físico o traumático, se puede desarrollar un CI y por lo tanto puede provocar interferencias o molestias en cualquier otra parte del organismo. Un campo interferente se elimina por medidas neural-terapéuticas, por medio de una inyección con un anestésico local en dicha zona.

Siempre es importante la búsqueda del foco o campo interferente, pues toda enfermedad puede generar un campo interferente y toda enfermedad crónica puede estar originada por un campo interferente. Las localizaciones principales de focos y campos interferentes son los dientes, las amígdalas, las cicatrices físicas o emocionales, los senos paranasales, la vesícula biliar, el hígado, estómago e intestinos… Aproximadamente el 80% de todos los focos se encuentran en la zona de la cabeza. Por ello, es importante consultar a un odontólogo especialista en TN en caso de carga por amalgama dentaria, dientes desvitalizados, implantes dentales….

Mediante la infiltración de un anestésico local dentro del foco del CI éste puede inhibirse, desapareciendo en pocos segundos el dolor o inflamacción, es el “fenómeno en segundos” descrito por Huneke.

Caso 1. Mujer de 80 años con antecedentes de apendicectomía, varicectomía bilateral hace 40 años, melanoma en la espalda intervenido hace 15 años, se colocó un implante dental al parecer sin más incidencias. Consulta a su médico de cabecera por dolor al levantar brazo derecho a las 3 semanas del implante dental siendo diagnosticada de tendinitis del supraespinoso. Inicia tratamiento con reposo, brazo en cabestrillo y antiinflamatorios AINES. A las 24h se le realiza TN con punción en la boca por el antecedente del implante → mejora del dolor y la movilidad, punción en la cicatriz de la espalda → mejora del dolor y amplia el movimiento, punción segmento hombro derecho → desaparece completamente el dolor recuperando totalmente la movilidad del brazo.

Cicatrices

Cuando se rompe la integridad de un tejido vivo, como a raíz de una operación quirúrgica (colecistectomía,amigdalectomía, cesárea….) o de cualquier otra lesión, se generan corrientes eléctricas en las proximidades de la zona afectada. Robert O. Becker, en su trabajo sobre este tipo de electricidad y su relación con la regeneración, demostró que cuando esta corriente invierte su polaridad se puede producir la regeneración, porque la señal de curación predomina sobre la de lesión. Se sabe que las corrientes eléctricas son útiles para procesos de reparación celular, por ejemplo, para soldar fracturas óseas o promover la regeneración de tejidos lesionados. El anestésico local tiene la capacidad de revertir esta polaridad alterada en la cicatriz.

Matriz extracelular

La matriz extracelular (MEC) representa una red tridimensional que engloba a todos los órganos, tejidos y células del organismo. Constituye una capa de protección, nutrición e inervación celular, es el terreno para la respuesta del sistema inmune, para la formación de nuevos vasos y para la regeneración de tejidos. A través de la MEC se transmiten las fuerzas mecánicas a la membrana de la célula activando de este modo los mecanismos epigenéticos que van a producir los beneficios metaterapeúticos.

La alteración de la MEC, por toxinas o cicatrices (físicas o emocionales) supone la pérdida de su función, nutrición, eliminación, pérdida de la capacidad de regeneración y cicatrización y alteración de la capacidad mecánica que va a conllevar cambios en la expresión del ADN y la pérdida del sustrato para una correcta respuesta inmune ante agentes infecciosos y tumorales.

Todas las partes de nuestro cuerpo (mente, órganos y tejidos) y nuestro ser están relacionadas entre sí gracias a esta MEC que está regulada por el sistema nervioso vegetativo.

Para entender lo que es la MEC la podríamos comparar al aire. Si nos imaginamos una habitación vacía, el aire que ocupa la habitación sería la MEC. Ahora vamos amueblando poco a poco esta habitación, los muebles serían las cicatrices y toxinas que se quedan atrapadas en la MEC. El sonido, vibración, información que normalmente circula a través del aire, no puede atravesar estos muebles por lo que va a buscar un camino alternativo. Llega un día en que la habitación está tan amueblada que la información no encuentra por dónde pasar, puede ser que un factor emocional como un disgusto nos altere todo nuestro equilibrio interior y el flujo de información se quede atrapado golpeando un mueble causándole una irritación.

Caso 2. José de 70 años consulta a urgencias por dolor en la ingle, en la zona de la hernia inguinal operada hace cinco años que le obliga a caminar doblado. Después de cinco años es difícil que aparezca dolor si no lo ha tenido anteriormente. Explica que el dolor le apareció súbitamente hace 24h, sin hacer ningún esfuerzo, no refiere ningún antecedente traumático ni se aprecian hematomas, ni colecciones ni heridas. Para cualquier médico de urgencias, un dolor de estas características, sin una causa conreta, el tratamiento es “voltarén® y no mires a quien”. Desde la visión holística de la TN se sabe que hay otros motivos que pueden causar este “misterioso” dolor. Al preguntarle por su vida, por lo que le ha sucedido últimamente sus ojos muestran la tristeza de su alma, su esposa había fallecido hacía pocos días. Este factor estresante en la vida de José hizo desequilibrar todo su sistema. José negó tener más cicatrices, enfermedades, fracturas, quemaduras, implantes o extracciones dentales. Una vez acostado encima de la camilla de urgencias, pasé a pincharle la cicatriz de la hernia inguinal como causante del bloqueo o campo interferente y del dolor. A pesar de que le pinché en varias ocasiones y en distintas profundidades, José persistía con la extremidad doblada y con el mismo dolor. Le pregunté de nuevo por más cicatrices y ante la persistencia de su negativa decidí explorarlo personalmente, hallando dos cicatrices una en cada dedo índice de ambas manos. Al ser cicatrices de la niñez, José las obvió creyendo que no tendrían ninguna relación con el dolor que ahora le acosaba. Fue al retirar la aguja de la última inyección de procaína en la cicatriz del dedo índice que veo por la rabadilla del ojo que José estira la pierna y la coloca plana encima de la camilla. Le pregunto «José, ¿qué tal la pierna?». José me responde extrañado a la vez que sube y baja la pierna «¡no me duele, no me duele!». Esta respuesta tan rápida conocida como «fenómeno en segundos» es uno de los resultados que podemos obtener con la TN. Las cicatrices, físicas o emocionales, cambian la estructura de la matriz extracelular (MEC) convirtiéndola en una muralla (campo interferente) que impide el paso de la información. Cuando liberas este campo interferente de la matriz extracelular, la información puede seguir su recorrido sin interrupción desapareciendo el dolor y recuperando la movilidad. En ese momento me enamoré de la TN y decidí casarme con ella.

Esta historia nos sirve para entender que nuestro cuerpo se comunica no sólo a través del sistema nervioso y del sistema vascular, sino que también, como hemos visto en el caso de José, a través de la matriz extracelular, siendo esta última la vía más rápida de transmisión de la información.

La terapia neural actúa como mecanismo de regulación de esta matriz extracelular. Los anestésicos locales empleados, además de la eliminación del dolor son estabilizadores de la membrana celular, antiinflamatorios, antihistamínicos…

Caso 3. María estaba teniendo infecciones de orina de repetición, aproximadamente una por semana a pesar de hacer correctamente el tratamiento médico con megadosis de antibióticos, ingesta abundante de agua, arándanos… Aún así, llevaba 7 meses sin mejoría clínica. Con una sola sesión de terapia neural en el plexo pélvicoginecológico (una infiltración inyectando 8 cc de anestésico local diluido muy cerca del pubis) se consiguió la completa resolución del caso. No ha vuelto a hacer ninguna infección de orina en los últimos 2 años.

Metaterapia

Este concepto se refiere a los efectos colaterales de la TN. Cuando un paciente se trata con TN, los síntomas de sus dolencias suelen disminuir o desaparecer porque el cuerpo está funcionando mejor a todos los niveles. La persona se siente más vital y alegre, se concentra mejor, se enferma con menos frecuencia y toma más conciencia de sí misma.

Ejemplo de tratamiento de los acúfenos/titinnitus con terapia neural

En primer lugar se realiza la historia de vida del paciente, enfermedades que haya padecido o padezca desde la infancia hasta el momento actual (bronquitis, asma, cistitis, diabetes, hipertensión arterial, migrañas, diarreas, alteraciones en la digestión, acúfenos….se toma nota de TODAS las enfermedades), operaciones y cicatrices de cualquier tipo incluyendo biopsias, amígdalectomía, otitis, colocación de drenajes transtimpánicos, cicatrices de la artroscopia, cesáreas, también son importantes las cicatrices de caídas, aquellas caídas en bicicleta o patines en la infancia, fracturas, luxaciones, también se incluye todo lo relacionado con la boca: implantes dentales, amalgamas, endodoncias…

En segundo lugar se pasaría al tratamiento, es decir, infiltrar con un anestésico local diluido las zonas que pueden ser consideradas como CI según la historia clínica realizada, por tratarse de la audición, se incluiría la TN del segmento oído y ganglios nerviosos.

En la figura, se presentan los puntos de punción del segmento oído y el ganglio estrellado del cuello.

Cuando un paciente se trata con TN, los síntomas de sus dolencias suelen disminuir o desaparecer porque el cuerpo está funcionando mejor a todos los niveles. La persona siente más vitalidad, se concentra mejor, goza de mayor alegría, enferma con menos frecuencia, está más consciente de los efectos de su estilo de vida y de su estado de salud.

En general el cuerpo necesita tiempo para asimilar los cambios que le aporta la TN. Mucha gente espera recuperar la salud inmediatamente porque está habituada a soluciones rápidas y el tiempo es un ingrediente clave para recuperar el bienestar.

El cuerpo habla lo que la boca calla. Nos habla el cuerpo y lo hacemos callar para poder seguir con la misma vida que nos provocó el problema de salud.

Resumiendo, podríamos decir que la terapia neural es un proceso de regulación que restablece circuitos dañados.