Nuevas informaciones sobre un tratamiento farmacológico para regenerar las células ciliares del oído interno

En la revista Apat42 correpondiente a octubre 2016 publicamos una información relativa a los estudios en curso para obtener un fármaco capaz de regenerar las células ciliares de la cóclea dañadas, que en los humanos una vez dañadas no se regeneran de forma natural como pasa con las demás células del cuerpo humano. La pérdida de células ciliares es la causa de la pérdida auditiva que se acusa con la edad, que afecta principalmente a las frecuencias agudas y que tiene como consecuencia la aparición de acúfenos. Este fármaco, si los ensayos tienen resultados positivos, podrá ser una ayuda tanto para los afectados por pérdida auditiva como por las personas con acúfenos.

La nueva información disponible amplía la ya publicada. Se sabe que la investigación ha progresado y se van a iniciar ensayos con humanos, pero, desgraciadamente, no se sabe si el fármaco será efectivo ni cuando dispondremos de él. Obviamente, dado lo mucho que nos interesa la investigación en curso, estaremos atentos a las informaciones que podamos conocer sobre el particular.

Según una investigación publicada en Cell Reports, una combinación de fármacos amplía la población de células progenitoras en el oído y las induce a convertirse en células ciliares, ofreciendo una nueva forma de tratar la pérdida auditiva.

Dentro del oído interno, miles de células ciliares o pilosas detectan ondas sonoras y las transforman en señales nerviosas que nos permiten identificar y escuchar la voz, la música y otros sonidos cotidianos. El daño a estas células es una de las principales causas de pérdida de audición. Cada persona nace con cerca de 15.000 células ciliares por oído, y una vez dañadas, estas células no pueden volver a crecer.

Investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), el Hospital Brigham y de Mujeres y Massachusetts Eye and Ear, en Estados Unidos, han descubierto una combinación de fármacos que amplían la población de células progenitoras en el oído y las inducen a convertirse en células ciliares, ofreciendo una potencial nueva forma de tratar la pérdida auditiva.

La pérdida auditiva es un problema real a medida que las personas envejecen. Es más que una necesidad insatisfecha, y éste es un enfoque completamente nuevo, ha subrayado Robert Langer, uno de los principales autores del estudio, profesor del Instituto David H. Koch en el MIT y miembro del Instituto Koch de Investigación Integrativa del Cáncer.

La exposición al ruido, el envejecimiento y algunos antibióticos y quimioterapia pueden llevar a la muerte de células ciliares. En algunos animales, esas células se regeneran naturalmente, pero no en los seres humanos. El equipo de investigación, cuyo trabajo se detalla en Cell Reports, comenzó a estudiar la posibilidad de regenerar las células ciliares en un trabajo anterior sobre las células del revestimiento intestinal. En la investigación, publicada en 2013, Jeffrey Karp, profesor asociado de Medicina en el Hospital Brigham y de Mujeres y la Escuela de Medicina de Harvard en Boston; Albert Edge, profesor de Otorrinolaringología de la Facultad de Medicina de Harvard, con sede en Massachusetts Eye and Ear, y Xiaolei Yin, profesor en Brigham y afiliado de Investigación en el Instituto Koch y otros expertos informaron que podían generar grandes cantidades de células intestinales inmaduras y luego estimularlas para diferenciarse, exponiéndolas a ciertas moléculas.

Sería una terapia fácil de administrar. El equipo se dio cuenta de que las células que proporcionan soporte estructural a la cóclea expresan algunas de las mismas proteínas de superficie que las células madre intestinales, por lo que decidieron explorar si el mismo enfoque funcionaría en las células de apoyo. Expusieron células de una cóclea de ratón, cultivadas en un plato de laboratorio, a moléculas que estimulan la vía Wnt, haciendo que las células se multiplicaran rápidamente. «Utilizamos pequeñas moléculas para activar las células de apoyo, de modo que se vuelvan proliferativas y puedan generar células ciliadas«, ha relatado Yin. Al mismo tiempo, para evitar que las células se diferencien demasiado pronto, los investigadores también expusieron las células a moléculas que activan otra vía de señalización conocida como Notch.

Una vez que tuvieron un gran grupo de células progenitoras inmaduras, los científicos añadieron otro conjunto de moléculas que hicieron que las células se diferenciaran en células ciliares maduras. Este procedimiento generó unas 60 veces más células ciliadas maduras que la técnica que antes había funcionado mejor, que utiliza factores de crecimiento para inducir a las células cocleares de apoyo a convertirse en células ciliadas sin ampliar primero la población. Los investigadores descubrieron que su nuevo enfoque también funcionaba en una cóclea del ratón intacta extraída del cuerpo. En ese experimento, no necesitaron agregar el segundo conjunto de fármacos porque una vez que se formaron las células progenitoras, se expusieron naturalmente a señales que las estimularon a convertirse en células ciliadas maduras. «Sólo necesitamos promover la proliferación de estas células de apoyo, y entonces la cascada de señalización natural que existe en el cuerpo llevará a una parte de esas células a convertirse en células pilosas», ha destacado Karp.

Debido a que este tratamiento implica una simple exposición a los fármacos, los investigadores creen que podría ser fácil administrarlo a pacientes humanos. Estos expertos prevén que los fármacos podrían inyectarse en el oído medio, desde donde se difundirían a través de una membrana en el oído interno. Este tipo de inyección se realiza comúnmente para tratar infecciones del oído. Algunos de los investigadores han lanzado una empresa llamada Frequency Therapeutics, que ha autorizado la tecnología MIT/BWH y planea comenzar a probarla en pacientes humanos en los próximos meses.